Los temas de mi interés son variados. En algunas cosas podemos coincidir, en otras no. No necesariamente vamos a ser clones unos de otros pensando de una única forma y sin matices. Yo expongo mis valores, para mi son importantes y son el fruto de casi 40 años de reflexión. Pueden estar equivocados o necesitar un retoque, un aggiornamiento o un nuevo punto de vista. Pero ojo, no siempre lo nuevo es mejor. Y no siempre lo nuevo es justo y honesto. Yo sigo en mi misión autoimpuesta de tratar de exponer porque para mí son justos y honestos los valores que defiendo. Puedo equivocarme, pero lo hare buscando la justicia.

martes, 6 de marzo de 2012

De Petroleo y reservas


Argentina importará alrededor de 5000 millones de pesos en combustible este semestre. No hay reservas petroleras y se debe importar el excedente para consumo. Y no hay reservas petroleras porque Menem en los fatídicos 90s, desoyendo a todos los expertos en la materia, que avisaban que nuestro país no tiene la cantidad de reservas suficientes para exportar, considero este bien escaso como un comodity y abrió el grifo a las petroleras para exportar crudo.
Desde la privatización de YPF, Argentina se transformo en un exportador de petroleo sin tener reservas equivalentes a los de Arabia Saudita, Kuwait, los Emiratos Arabes o Venezuela.
Al mismo tiempo, se estableció un mito: el petróleo argentino no es bueno para refinar y producir naftas. Olvidaron el pequeño detalle de que las refinerías nacionales venían refinando nuestro crudo desde la época de Mosconi. Quizas su composición no sea ideal, o sea más compleja de extraer los productos que una nafta kuwaití, pero que no sirviera para refinar naftas o gasoil es un hecho que me desmintieron los propios productores petroleros cuando los consulte personalmente sobre el tema.
Pero como todo en la época menemista, todo fue concebido, incluso lo bueno y útil, como un negocio para pocos. Y por lo tanto, la ingeniosa trampa establecida por Repsol YPF, Esso y demás y apañados por el gobierno nacional fue exportar crudo a (pongamos) $1 e importar productos refinados a $3. Genial negocio para la patria. Y mientras regalamos nuestras reservas comprábamos nafta “cara” porque nos la hacían pagar a un nivel internacional.
El lector me dirá: "cuando llega el gobierno nazi&pop esta distorsionada situación fue rápidamente modificada por Nestor en persona" El lector se equivoca. No solo se mantuvo el “curro” sino que se incrementó. Se concretaron varios proyectos por los que exportábamos Gas Natural (aun más escaso que el crudo) mientras importamos Gas Natural para consumo. Obvio más caro. La diferencia era curro de las petroleras y, siempre, del gobierno de turno. Esta vez, no el fatídico Menem sino sus aun peores aprendices y secuaces: los nacionales y populares Kirchneristas.
Mientras los Kirchneristas se preocupaban por poner a su testaferro Eskenazi en YPF, las reservas de gas y petróleo siguieron mermando, explotadas ferozmente por las multinacionales petroleras (Shell, Esso, Repsol misma). No importaba. Mientras hubiera guita y lugar para los negocios, estaba todo bien.
Y es que los Kirchneristas tienen su visión estratégica solo centrada en lo electoral. Hacerles comprender que nos quedábamos sin reservas fue imposible. Y mientras nuestro gobierno naz&pop no deje de centrar su visión estratégica en los próximos 3 meses y deje de pensar solo en la próxima forma de acumular otro poco de poder, iremos pagando cada día más caro el gas, la nafta, la electricidad (producida a partir de fuel oil y gas primariamente), lo que incrementará a su vez nuestra industria y todo lo que compremos. No es trivial ni es ajena la situación petrolera argentina. Directa o indirectamente, nos afecta el bolsillo y nuestra calidad de vida