Los temas de mi interés son variados. En algunas cosas podemos coincidir, en otras no. No necesariamente vamos a ser clones unos de otros pensando de una única forma y sin matices. Yo expongo mis valores, para mi son importantes y son el fruto de casi 40 años de reflexión. Pueden estar equivocados o necesitar un retoque, un aggiornamiento o un nuevo punto de vista. Pero ojo, no siempre lo nuevo es mejor. Y no siempre lo nuevo es justo y honesto. Yo sigo en mi misión autoimpuesta de tratar de exponer porque para mí son justos y honestos los valores que defiendo. Puedo equivocarme, pero lo hare buscando la justicia.

lunes, 2 de abril de 2012

De Malvinas y Nacionalismos


Hoy presencié en un conocido programa periodístico un debate entre el miserable y eterno senador riojano Eduardo Menem y el ex diputado Fernando Iglesias. Mis comentarios en Twitter acerca de la posición de uno (un nacionalismo recalcitrante, leguleyo a conveniencia y bastante desmemoriado) y el otro ocasionaron un interesante y por momentos caliente debate con gente de otras corrientes políticas.
Lo loco es esto, nadie como yo está a favor de que las Islas Malvinas vuelvan a pertenecer a nuestro país. Pero mi posición no es, como pretendió sugerir el Senador (el mismo que voto cada privatización llena de coimas y entrega del patrimonio nacional), de simplemente apelar a una opción de expulsar a los kelpers u obligarlos a aceptar la nacionalidad argentina, basada en una resolución de la ONU.
Yo creo que un país que no respeta ninguna ley en territorio soberano no tiene autoridad moral para exigir que se respeten sus derechos fuera de sus fronteras aceptadas. Malvinas es territorio en disputa. Y no se convertirán en territorio argentino, solo por meter una clausula transitoria en la Constitución Nacional. Con ese criterio podríamos decir que Uruguay es parte de Argentina y pedir el desalojo de sus ocupantes actuales.
Fernando Iglesias fue clarísimo en su exposición y su dura crítica a una actitud ultranacionalista o nacionalista mal entendida, y como los pretendidos derechos adquiridos son más que cuestionables. Y lo peor, que nuestras actitudes frente a los habitantes actuales de Malvinas son las que nos hacen perderlas. Se retrucó que su actitud es contradictoria y hasta antinacional. Y es que, si nos quedamos con un cachito de lo dicho, fuera del contexto, no veremos el todo que es lo que importa.
Si quisiéramos que se respetaran los derechos de primeros llegados a un territorio, Argentina HOY debería entregar sus tierras y dominios a los verdaderos “Primero llegados” o aborígenes o Pueblos Originarios o dueños de la tierra. Pero, no solo nos saltamos ese pequeño detalle sino que encima les birlamos lo poco que tienen, o les queda. Siendo los dueños, nos mendigan y les escupimos a la cara. Los matamos y nos reímos de sus derechos. Alguien cree que los kelpers no miran TV, no leen un diario o navegan por Internet? Nada. Ellos están ahí desde hace 180 años. Saben perfectamente que pasaría si los absorbemos. Ellos prefieren ser el culo del león a ser “la querida perla austral” de Argentina. Argentina que no respeta ni a sus ciudadanos. Jode y da pena. Ojo, es culpa de todos como nación, no de uno u otro gobierno.
Si Argentina fuera una Republica que respeta su Constitución Nacional y sus leyes. Si Argentina respetara a sus ciudadanos y no tratara de matarlos a diario. Si se respetaran los derechos de todos en lugar de buscar una  “ESTUPIDA” lucha de clases, los kelpers habrían optado por ser argentinos hace 40 años o más. Hay documentación de sobra al respecto. Pero somos Argentina, el país que perdió la Banda Oriental por celos porteños, y que por ideologías perdió Alto Perú y media Patagonia.
Pero no, preferimos debatirnos en discursos sensibleros y apelar a derechos "incuestionables" que son absurdos porque exigimos que las potencias hagan cosas que, en nuestro país no ponemos en practica.
Y es esa estúpida contradicción es la que nos hace ser un chiste internacional y que cada día nos tomen menos en serio.