Los temas de mi interés son variados. En algunas cosas podemos coincidir, en otras no. No necesariamente vamos a ser clones unos de otros pensando de una única forma y sin matices. Yo expongo mis valores, para mi son importantes y son el fruto de casi 40 años de reflexión. Pueden estar equivocados o necesitar un retoque, un aggiornamiento o un nuevo punto de vista. Pero ojo, no siempre lo nuevo es mejor. Y no siempre lo nuevo es justo y honesto. Yo sigo en mi misión autoimpuesta de tratar de exponer porque para mí son justos y honestos los valores que defiendo. Puedo equivocarme, pero lo hare buscando la justicia.

martes, 4 de junio de 2013

De dudas y jactancias

El ex militar Aldo Rico, allá por los 80, hizo popular una frase que, obviamente, no le pertenece: "la duda es la jactancia de los intelectuales". Esa frase ha sido interpretada como un insulto por las mentes inferiores. Aquellas que no se permiten dudar sobre el pensamiento de una persona a quien consideran inferior por haber sido militar. Yo la considero un halago.
Solo las personas con cierto nivel de intelecto se pueden dar el lujo de dudar. Incluso de expresar, quizás no jactanciosamente, estas dudas. Para dudar se precisa cultura y educación.
Un militar no duda. En combate, el momento de duda lleva a la muerte. Por ello se los entrena a responder por reflejos, se programan sus músculos y su cerebro más primitivo para que reaccionen.
Un ser sin cultura, sin educación, no duda. No tiene opciones ante la que dudar. Si ve una casa, la toma. Si ve algo tirado, se lo lleva. La educación te abre el universo, te presenta opciones a tomar. Voy a la universidad o me dedico a una carrera terciaria? Me especializo en algo?
Un fanático no duda. Vemos a los fanáticos kirchneristas expresando su apoyo a Cristina Kirchner sin expresar ninguna duda. Lo que ella dice es palabra santa. No hay lugar a la traición, como llaman al pensamiento independiente. Cristina misma no duda. Puede no saber que decisiones tomar para encaminar su gobierno, pero no duda. Tiene un camino fijado y todo aquel que exprese la menor critica a ella o ese camino de revolución imaginaria (como diría Asís) no es otra cosa que un enemigo y un traidor. Como tal, no merece la pena evaluar siquiera sus dichos. Desde el vamos está equivocado.
Un kirchnerista como Agustín Rossi lo dijo hace un tiempo: si su líder (la presidentA) lo manda vota una ley A y si lo manda, y sin dudarlo, vota la ley contraria. No lo hicieron tantas veces ya? Y si Cristina lo ordena, deja su cargo legislativo y se acepta un cargo ejecutivo en el Ministerio de Defensa para el que no tiene más conocimiento que el haber jugado al TEG alguna vez en sus ratos libres.
Tiempo atrás conversaba (un decir) con un conocido diputado provincial mediático y dirigente de un movimiento de supuestos pobres. Ese dirigente, muy astuto, aceptaba sin aceptar nada. "Hemos hecho mucho, tenemos cambios que hacer, pero vamos por el camino" A la larga no dice nada. No acepta nada ni tolera cambios. Se contenta con su aceptación ciega de que va por el camino marcado. Su aparente duda no lo es.
Ese dirigente no fue capaz de dar un número de personas pobres o indigentes que en 10 años de gobierno de inclusión y riqueza haya salido de la pobreza. A cuantos sacaron? 5.000.000? 2.500.000? 1.000.000? 500.000? 100.000? Cuantos pobres dejaron su hogar en la villa y se hicieron al menos clase media baja? No tienen un número. Ni siquiera se plantean que el incremento de villas miserias sea a causa de algún grosero error en su política, no basada en la lógica sino en ideologías estrambóticas y ridículas.
No hay dudas en público. Y no se permiten siquiera expresarla en privado. No se duda, se acata. Solo hay un camino posible y ese camino, aunque nos lleve a todos al infierno, se sigue a rajatabla, sin rechistar ni cuestionar.