Los temas de mi interés son variados. En algunas cosas podemos coincidir, en otras no. No necesariamente vamos a ser clones unos de otros pensando de una única forma y sin matices. Yo expongo mis valores, para mi son importantes y son el fruto de casi 40 años de reflexión. Pueden estar equivocados o necesitar un retoque, un aggiornamiento o un nuevo punto de vista. Pero ojo, no siempre lo nuevo es mejor. Y no siempre lo nuevo es justo y honesto. Yo sigo en mi misión autoimpuesta de tratar de exponer porque para mí son justos y honestos los valores que defiendo. Puedo equivocarme, pero lo hare buscando la justicia.

martes, 24 de julio de 2012

De ministros de mala educación y carne de cañón


Desde la vuelta de la democracia la asignatura pendiente ha sido la educación. Desde Alfonsín que prometió que con la democracia se educaría, hasta Cristina Fernández, ningún ministro de educación ha tenido una calidad remarcable. Hemos llegado a tener geólogos o peores casos ocupando tan vital cargo, demostrando lo poco que la educación importaba para los gobiernos. No importando el signo político del gobernante.
En este aspecto, Alberto Sileoni no ha desentonado para nada. He criticado abiertamente la política educativa del kirchnerismo. Política que, como muestran estadísticas recientes, tiende a echar 1 de cada 2 estudiantes secundarios. Eso sí, desperdiciando en ellos netbooks cuyos aportes vía ANSES bien podrían haber engrosado el magro sueldo de un jubilado. Este soldadito sumiso e idiota casi no habla. ¿Para qué? si cuando habla dice solo estupideces. Las expuestas hoy en los medios son claro ejemplo.
Sileoni explica, con su media neurona, que cinco nenes clase mierda ideologizados y apoyados por padres estúpidos y complacientes son "un triunfo de la democracia". ¿Qué democracia hay en que 5 pendejos priven de sus derechos a 500? Ah, sí, es lo que otras basuras proponían hace 35 años. Democracia para Sileoni es imponerte por la fuerza mi pensamiento ante la actitud complaciente de quienes deberían imponer la autoridad. Pero además, que 5 imbéciles tomen una escuela o dos o cinco “es un triunfo de la educación”. Porque la educación se transmite por el aire, wifi, no hace falta que los alumnos y los docentes comulguen 5 horas diarias en un lugar. Solo se transmite de persona a persona como un resfrío o el sida. Por eso, para Sileoni esta obra perversa es “una cocina de participación democrática, donde se aprende” ¿Qué se aprende? a pedir lo que no importa? ¿A exigir lo irrelevante mientras tiras a la basura lo que importa? Una cocina de estupidez y estúpidos, ignorantes porque no han recibido cultura en las escuelas, solo evangelización en los centros de estudiantes.
Para Sileoni que cinco idiotas reclamen por quien se queda con la guita del buffet es “es una demostración de madurez política” Madurez que reclama manejar dinero en la escuela, como los militantes manejan fotocopiadoras y buffets en la universidad, descuidando su educación y solo militando. ¿Qué reclamaban estos estúpidos? ¿Que no cerraran la escuela? ¿Qué les dieran más horas y/o más materias? ¿Que mejoraran su nivel los docentes? ¡No! Reclamaban manejar el buffet y la fotocopiadora, como los parásitos que medran en las facultades. Qué actitud basura, miserable, desdeñosa de sus compañeros y de sus docentes.
Sileoni dijo que acuerda con “las ideologías de las escuelas, los idearios” ¿Cuáles? ¿Las de hacer guita? ¿Las que llevan a tener jóvenes militantes de “la Campora Colocaciones”? ¿El ideal de la guita desde tan chicos? el ideario de destruir el privilegio que supone ir a un colegio al que yo hubiera matado por asistir? Imbéciles
 Sileoni acota “Hay cuestiones que tienen que ver con la libertad de expresión” y hay cuestiones que no tienen que ver con ella. Las tomas por un buffet, caen en esta última categoría.
Sileoni concluye: “Hacia el futuro es un reaseguro de que no nos vuelva a ocurrir lo que nos ocurrió en el pasado” Un imbécil. Actitudes que reaseguran el futuro repitiendo el pasado. Los más viejos recordaran como eran los 70 en las escuelas y universidades. Y en que terminaron muchos d esos idiotas. Y no digo que este bien que hayan sido asesinados. Estuvo mal haberlos adoctrinado en una ideología del odio y la muerte. Ideología que los convirtió en la carne de cañón que montoneros, ERP y milicos usaron para negociar, como quien sacrifica un peón en un juego de ajedrez viviente.
Nada se puede esperar de un kirchnerista, a estas alturas deberíamos saberlo. Eso no quita la indignación de escucharlos, el asco de leerlos El mal sabor de boca de que una recua de burros tira del carro real de la loca sicótica que nos gobierna. Aguijoneado a su vez por los mismos que hace más de 3 décadas mandaron a morir una generación en pos de un sueño de poder y dinero ajeno.