Los temas de mi interés son variados. En algunas cosas podemos coincidir, en otras no. No necesariamente vamos a ser clones unos de otros pensando de una única forma y sin matices. Yo expongo mis valores, para mi son importantes y son el fruto de casi 40 años de reflexión. Pueden estar equivocados o necesitar un retoque, un aggiornamiento o un nuevo punto de vista. Pero ojo, no siempre lo nuevo es mejor. Y no siempre lo nuevo es justo y honesto. Yo sigo en mi misión autoimpuesta de tratar de exponer porque para mí son justos y honestos los valores que defiendo. Puedo equivocarme, pero lo hare buscando la justicia.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Cronica de un desastre.

Ya habiendo probado Windows Seven en mi Toshiba Satellite, me creí lo suficientemente experto como para instalarlo en mi pc de escritorio. Pobre de Mí. El dia sabado por la mañana inicie mi instalación en mi PC (AMD PHENOM2 X4, mother MSI, 4GB ram, disco SATA2 500GB, lectograbadora dvd, placa video Ati Radeon HD4870, Monitor Samsung 23" P2350). Al principio, lo instale dos veces, la primera como instalacion compartida en una de las particiones donde tenia XP SP3. Cuando vi que me reconocía todo me puse contento, destrocé la partición y volví a hacer un clean install en la partición liberada. Luego empiezan las 36hs/hombre para configurar la nueva estación de trabajo. Todo barbaro, menos el palm desktop. Windows asume que mi vieja Treo 650 ya no es digna de ser soportada por usb, y Palm se desentiende hasta de sus modelos nuevos asi que me encontré conque mi Treo, herramienta fundamental de mi vida profesional no sincronizaba con Seven. Probé entonces la sincro por Bluetooth. Tampoco. La palm pide una clave que solo dios sabe donde se consigue.
Pero ahí empezó el desastre. De repente, en uno de los muchos reinicios para actualizar soft desde Windows Update, la pc arranca en 800x600. De ahi no hubo santo que le hiciera recordar a Seven qué monitor y placa de video tengo. Se emperro en que tenia una placa que no tengo y un monitor NO PNP.
En este punto debo felicitar a los ingenieros de M$ por lo eficiente del Restaurar. Es una ironía. Restaurar se empeña en volver a instalar soft que no tenia instalado en el punto donde se hizo la restauración (al punto que el office aun se encuentra en la instalacion básica, el primer punto de restauración que hace W7).
No hubo caso. Al borde del ataque de nervios, opté por volar la partición con las valiosas horas perdidas de trabajo y volver a instalar tooodo de nuevo. Ni así volvió a reconocer monitor/placa de video. Desesperado fui a la pagina de XFX, fabricante del driver y logré bajar la version Catalist para w7. Luego de muchos reinicios, logré que al menos reconozca el video y volví a tener mis amados 1920x1080.
Dos reflexiones, despues de 20 años de prometer, M$ sigue sin cumplir la promesa de instalación en caliente. Mil reinicios del sistema, hasta por pavadas. La segunda es que, despues de las promesas, este Windows seven sigue siendo un flan, un dolor de cabezas inestable y bastante lento en comparación con XP.
Ruego no volver a pasar por la pesadilla de tener que reinstalar este sistema de porquería. A lo hecho, pecho.